CUANDO TUS PIERNAS SE HUNDEN AL NADAR.

¿Qué sucede cuando estas nadando y tus piernas se hunden?

Que se aumenta la resistencia al avance y por lo tanto se reduce tu velocidad, lo que también repercute en un mayor gasto de energía por lo cual estás perdiendo eficiencia y consecuentemente de todo esto, te estancarás no consiguiendo mejorar tus resultados.

La solución no es aumentar el batido de tus piernas sino cambiar la posición de tu cuerpo al nadar para lograr estar perfectamente alineado con la superficie del agua.

Si logras mantener la postura como si fuese una línea vertical desde la cabeza a los pies, además de un ahorro de energía evitarás también la sobrecarga en tus articulaciones, En otras palabras, se trata de que distribuyas correctamente tu peso corporal y para lo cual, debes potenciar el fortalecimiento de los músculos que conforman el centro de tu cuerpo, lo que en natación se denomina “core” y comprende  la musculatura abdominal, lumbar, pélvica, los glúteos y la musculatura profunda de la espalda.

Hay varios ejercicios  que puedes realizar aparte de los entrenos específicos nadando que son muy recomendables para lograr potenciar  la musculatura del core. Tienes las planchas frontales alternadas con planchas laterales, elevaciones de piernas tumbado en el suelo en posición horizontal, también tumbado en el suelo utilizando la rueda abdominal, etc. Solo te indico algunos de los principales. Si tienes dudas, consulta con un entrenador que además te recomendará la pauta de entreno más conveniente para ti.

Para facilitarte el entrenamiento en el agua,  BUDYSWINM ha logrado desarrollar un bañador de neopreno que utilizándolo en tus entrenos tanto en piscina como en aguas abiertas, te aportará esa flotabilidad adicional que te ayudará en lograr la correcta posición y tu hidrodinámica en el nado, con una total libertad de movimientos de las piernas en todos los estilos de natación.

Es  una excelente herramienta adecuada para cualquier nivel de nadador que puede utilizarse en piscina y/o aguas abiertas con la ayuda de la cual podrás centrarte en mejorar tu técnica en brazos y piernas, consiguiendo una mejor coordinación, mejor ejecución y una mayor fuerza en la patada, incrementando con ello tu propulsión.

Es recomendable utilizar el bañador de flotabilidad de forma alterna en los entrenamientos tanto en piscinas como en aguas abiertas para no crear dependencia y así podrás habituarte de forma natural a corregir el giro de la cadera y la elevación de las piernas en el agua, manteniendo la correcta posición horizontal. Con práctica y tiempo, lograrás crear tu mejor patrón neuronal de como sentirte en el nado, lo que se quedará grabado en tu cerebro y te va a permitir ejecutar con absoluta normalidad la postura hidrodinámica óptima en tu natación.

El bañador de flotabilidad de neopreno Buddyswim está fabricado con el exclusivo género de “Trilaminate Neoprene” de 3mm en la parte frontal y trasera del bañador y dos paneles laterales de 5mm para mayor flotabilidad y control del rolido. Por lo que es recomendable para cualquier nivel de nadador. Gracias a sus particulares características de calidad, como la vulcanización de todas sus costuras y la flexibilidad de extensión en ambos sentidos tiene una gran duración.

Lo encontrarás visitando nuestro catálogo en https://buddyswim.com/es/, pruébalo y notarás la diferencia.

Comments (0)